Derecho a la vida

Los sobrantes ¿Untermenschen?


El pequeño problema es que mañana te puede tocar a ti.

Sobran los pequeñines, que vaya por Dios, vienen en un momento en el que sobran.

Como sobran se queman, cortan, torturan, trituran. Se eliminan como sea.

Pero sobran los abuelos. A esos los amontonamos en lo que antes se llamaban asilos y hoy se llaman “Residencias de la tercera edad”, que es lo mismo, pero nos calla la conciencia. (Con esto no quiero decir que todas sean iguales, qui potes capere, capiat).

En un magnífico libro el periodista alemán, tristemente fallecido, Joachim Fest nos explica claramente cómo fue el proceso de exterminio de los “sobrantes” en la Alemania nazi. No es necesario contarlo. Todos lo conocemos. Los sobrantes fueron erradicados. Uno está seguro mientras no es sobrante. El problema es saber el momento en el que de ser supuestamente necesario, uno pasa a ser sobrante. Bertold Brecht lo expresó en su poema también muy conocido.

El título del libro de Fest es Ich nich (Yo no). Pues bien, yo tampoco.

Manifiesto rotundamente que no sobra nadie, que los viejos no pueden ser apartados después de habernos querido y ayudado a ser lo que somos y a los pobrecillos indefensos que se hallan dentro de sus madres no se les puede eliminar por la idoneidad del momento en el que son concebidos. Viva la vida.

Este post, escrito en 2008, sigue siendo totalmente actual en 2010. ¿Es esto progresismo?

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s