Uncategorized

Los pies del caminante


Elemento fundamental para el auténtico peregrino.

Como todo elemento de Infantería,  el peregrino debe mimar esa zona de su cuerpo.

Pié, siempre limpio. Uñas cortadas adecuadamente (ya iremos sobre ello), para evitar la uña incarnata, que puede dar problemas de consideración.

IMPORTANTE: el calzado debe ser ya usado anteriormente, nunca estrenar en el Camino.

Calcetines: de materiales naturales. Algodón, lana. Hay algunos de materiales especiales (técnicos) que pueden resultar adecuados. Esto debe comprobarse ANTES del Camino.

Puede ayudar ponerse vaselina antes de andar en todo el pié.

Es fundamental atarse el cordón de la bota de mayor a menor presión según se sube en la caña de la pierna. Al terminar las cuestas empinadas y comenzar la bajada, no cuesta nada y es muy recomendable quitarse la bota y el calcetín, volvérselo a poner y reajustar el calzado para la bajada. Esta “pérdida” de tiempo puede ser una ganancia de confort.

Antes de andar conviene calentar con ejercicios adecuados los tobillos.

Enlace de interés con el colegio de Fisioterapeutas de Madrid.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s