Derecho a la vida

De los programas del corazón


Siempre me ha sorprendido la existencia de los que se han dado en llamar “programas del corazón”. No obstante, leyendo algo de Einstein lo he entendido al fin. Se ve que el bueno del científico dijo que “sólo hay dos cosas infinitas, el Universo y la estupidez humana. De la primera no estoy convencido”.

De estética un tanto especial y, desde luego, con escaso rigor y muchísimo sentido de la oportunidad, van inundando el prime time de todos los canales de la infausta caja tonta.

Pero no es ahí donde yo iba.

Pensaba sobre la falta de todo, sobretodo de tono humano y de caridad lo que en estos programas se trata. Especialmente, cuando se sabe que todo, pero todo, todo es un montaje para que periodistas en baja o sin estrella, ganen cantidades ingentes de dinero a costa de los demás.

De cualquier manera, la pena es que nosotros alimentamos a la bestia.

Propongo una jugada a lo Groucho, que decía que la televisión había hecho un montón por su cultura, porque cada vez que la encendían, él se ponía a leer.

Pues eso.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s