Uncategorized

Moro, para siempre


Mañana, día de 22 de junio, celebraremos la fiesta de dos grandes ingleses: Juan Fisher, Obispo de Rochester y Tomás Moro, ex-canciller de Inglaterra y gran humanista.

Lo curioso es que quinientos años después estén tan de actualidad. Su acción, su actuación en conciencia, a pesar de las consecuencias, se proyectó en el infinito. Sus enseñanzas y su ejemplo, probablemente, seguirán siempre vigentes.

Se celebra la fiesta de ambos en el día del martirio de San Juan Fisher. Moro fue ajusticiado el 6 de julio de 1535 en la Torre de Londres, alrededor de las nueve de la mañana. Su cabeza sustituyó la de Fisher en una pica.

Como decía el inefable G.K. Chesterton, se puede decir que como Enrique no podía configurar la cabeza de Tomás a su forma de pensar, se la retiró para que no pensara. Su antiguo amigo y consejero fue más consecuente que él.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s