Uncategorized

Bayer, 150 años: luces y sombras


Este año de 2013 se ha cumplido el 150 aniversario de la fundación de la empresa alemana Bayer AG como industria de colorantes por parte de Friedrich Bayer y Johann Friedrich Weskott.

Hoy día la empresa tiene más de 100.000 empleados y factura más de 39.000 millones de euros. Tiene su corazón en Leverkusen y es una de las empresas más emblemáticas de la Farma.

aspirin3Resulta casi imposible no conocer su Aspirina, que es el medicamento más consumido en el mundo en unidades.

Enhorabuena por este aniversario a la compañía y deseo todo lo mejor a sus trabajadores, entre los que tengo grandes amigos.

Hasta aquí las buenas cosas y los parabienes.

En 2006 el grupo Bayer decidió la compra de su competidora Schering AG, dedicada en casi su integridad a la comercialización de anticonceptivos. De esta manera Bayer, empresa con grandísimos logros de imagen y de renombre mundial cambiaba de rumbo en sus líneas de negocio.

Existen problemas relevantes con varios de sus medicamentos, Yaz Yazmin Xarelto, según dicen algunos autores como Miguel Jara. Incluso se ha formado una asociación en contra de la empresa desde 1983 cosa que no nos asusta porque siempre ha habido gente para todo.

Varios de sus anticonceptivos están en entredicho y han sido retirados en Francia (recientemente la UE ha obligado a readmitirlos).

Finalmente, en abril de 2013 han decidido comprar la empresa fabricante de anticonceptivos Conceptus para afirmarse más en este sector de la industria farmacéutica.

Hubo un tiempo en que Bayer fue la empresa farmacéutica que yo más admiraba. Hoy no puede ser así. Una pena. Y encima es una de las empresas que comercializa en España la píldora del día después o del día siguiente, PDD. A la que el señor Jara no acusa de nada, cuando a todos los demás medicamentos de Bayer les pone tantas objeciones. Y es que el caso de la PDD es un caso evidente de medicalización de la sociedad. Se trata de un medicamento que se promociona para la anticoncepción de emergencia y que aumenta su uso hasta 2012 (en 2012, por la crisis, baja un 5 %) a la par que aumenta el aborto quirúrgico. ¿Qué se ha conseguido? La respuesta es simple: mayor venta de la PDD.

Si quieres más información relevante sobre la PDD, aquí tienes un buen documento.

aspirin4

Estándar
Derecho a la vida, Farmacia

Aquí estamos; no se cumple la ley (más PDD y PDA)


Observen este video. Cualquiera puede darse cuenta de que se oculta una intencionalidad comercial.

Aunque la PDD ha sido clasificada como medicamento sin receta, no ha sido cambiada de estatus en lo que se refiere a la publicidad. No se puede hacer publicidad con ella. Con este curioso artilugio promocional, el laboratorio intenta saltarse la ley.

Además el propio anuncio TRIVIALIZA el hecho de ingerir un medicamento y esto está directamente regulado en el Real decreto de productos con pretendida finalidad sanitaria y en la Ley de Garantías y uso racional del medicamento. Seguimos con la medicalización de la sociedad. Los que tantas objeciones ponen al uso de medicamentos, en esta ocasión no dicen nada. ¿Hipocresía?

Enlace muy interesante del blog “Palabras inefables”. Imprescindible lectura.

Estándar
Farmacia

¿Tiene futuro la visita médica?


Médico y visitador en su entrevista de trabajo

Hace tiempo que vengo dándole vueltas al tema: ¿Qué va a ser de mis amigos los visitadores médicos?

Ellos han tenido una función clave en el desarrollo de la industria farmacéutica en el mundo entero. Han sido la cara visible de la misma.

Ahora que la I+D está francamente bajo cero y que las facturaciones de muchos laboratorios están en descensos alarmantes, el primer “lastre” que han empezado a soltar está siendo las legiones de comerciales que antes llegaban hasta el más recóndito rincón de España para llevar a los médicos una información y algún detalle para recordar el nombre de la marca del producto que querían que los galenos recetasen.

Siempre lo dije: el día en que los visitadores aceptaron los “manejos” y las entregas en especie, se suicidaron. El dinero no tiene patria, ni dios, ni amigos. Un delegado de innumerables años de experiencia y gran capacidad de trabajo, podía ser adelantado en ventas por un jovencito o jovencita por el simple hecho de que su laboratorio le daba más medios que al primero. Llamando medios a lo que todos entendemos por “medios”: viajecitos, congresos, linea blanca, línea marrón…

Jamás debieron aceptar los comerciales esta práctica. Les hacía perder toda credibilidad y, a la postre, su ascendencia sobre los médicos.

Pero, en un mundo 2.0 ¿Sigue teniendo cabida la visita?

Esta es la gran pregunta. No es fácil la respuesta.

En numerosos foros se ha dado por muerta a la visita médica alegando que ya hay países -Finlandia, por ejemplo- que ya no la tienen. En otros, por el contrario, se sigue confiando en la natural sociabilidad de los países mediterráneos y en la necesidad del contacto físico y visual en la información y publicidad del medicamento.

Ahora hay unos maravillosos “call center” en los que una sola persona, hace farmacovigilancia, ejerce de comercial, vínculo directo con el laboratorio, informa para pedidos directos a las farmacias…

En este contexto, el visitador médico tradicional puede haber perdido su papel. La persona del “call center” tiene una formación y, sobretodo, una capacidad de ejecución mucho mayor.

¿Puede la DTC acabar con la visita?

Médico y visitador

A fecha de hoy, nadie puede decirlo. La DTC tiene una eficacia relativa, a juzgar por los resultados, pero es muchísimo más barata que la fuerza de ventas. Eso es definitivo.


 

Estándar
Farmacia

Menos de 400 (reflexiones de un 2 de diciembre)


1. Dicen los sabios de la cosa informática que nadie lee más de 400 palabras en un post.

2. Siguiendo con la homeopatía: se trata objetivamente de una medicina ideada (que no experimentada, ni científicamente obtenida) por médicos de hace más de 250 años. Su eficacia no ha sido EVIDENCIADA nunca. Jamás ha soportado un estudio frente a placebo. Esto no es óbice para que en ocasiones, sorprendentemente, ayude. Misterios inexplicables pero experimentales. Detrás de este mundo hay muchísima porquería y bastante gente desalmada.

3. Aunque pocos se atreven a decirlo, los genéricos son la medicina de los pobres a los que se ha cobrado como a ricos. Ellos -tú, amable lector y yo sabemos, quiénes son-. Gente que da conferencias sobre las bondades y bioequivalencias de los genéricos que llaman a los representantes de los laboratorios de las marcas.

4. Listos que se han rasgado las vestiduras con que la industria farmacéutica “va a poder informar al paciente y, por tanto le manipulará” y no se asoman a Internet y ven lo que se dice por parte de tirios y troyanos. Libre, sin control, sin homologaciones. Se escudan en “códigos de honor” y páginas certificadas por no se sabe qué entidades muy serias. Estas entidades me imagino que no están mediatizadas por nadie, ni rezan diariamente a Ray Mohinihan. Además, ¿quién frenará a la red? No hay forma de hacerlo.

5. La industria, por su parte, sigue haciendo “códigos de ética” para saltárselos del modo más flagrante. Los visitadores médicos entran al trapo y siguen a sus jefes, sin darse cuenta de que cavan su propia tumba: el dinero no tiene patria. De nada sirve la experiencia ni los conocidos ni la habilidad para informar del medicamento, un novato puede vender mucho más con sólo disponer de más “recursos”.

6. Como quiero ser leído no voy a llegar a las 400 palabras. A cambio, puedes completar esta.

Sólo algo positivo: debemos dedicar todo el esfuerzo de nuestra nación a la I+D+i. De no hacerlo de este modo, no habrá manera de subirse al tren. Adentrándose en la calle, se ven buenas ideas. Economía basada en el conocimiento.

Si quieres más reflexiones, consulta aquí, o aquí. En este blog hay múltiples temas para consultar. Muchas gracias por seguirme.

Estándar
Farmacia

Vendiendo (y fabricando) enfermedades


Mucho ha llovido desde que en los años 80 Henry Gadsden, en aquel momento gerente de los laboratorios MSD, dijo que su sueño era vender medicamentos para gente sana.

Pero , lo cierto es que hoy, treinta años después podemos decir que este supuesto objetivo secreto, este sueño, se ha visto parcialmente cubierto.

El fenómeno que se ha dado en llamar la “disease mongering“,  “medicalización de la vida” o de la sociedad, la propaganda de enfermedades, el patrocinio de las mismas (la pereza que da, después de las vacaciones, volver al trabajo se ha hecho llamar “síndrome post vacacional”) y que se ha llegado a tachar de “marketing del miedo”, está aquí. La timidez natural se llama “síndrome de inhibición social” o “trastorno de afectividad”, los dolores menstruales normales (los hay patológicos) se han maximizado. Los dolores de cabeza normales se han transformado en migrañas de desconocido origen… En general, que no hay que sufrir ni siquiera un poquito, “ponga una pastilla en su vida”. Nadie enferma de menopausia, que no es una enfermedad sino algo natural en la mujer, que debe ser atendida, pero no medicada necesariamente por ello.

De todo esto que reflejo sucintamente, se han ocupado diversos autores como RAY MOHINIHAN en “Selling sickness”, JÖRG BLECH en “Enfermedades inventadas”, PHILIPPE PIGNARRE en “La verdad sobre las farmacéuticas. Cómo nos engañan y qué hacer sobre ello”, MARCIA ANGELL, directora que fue de la prestigiosa revista científica New England Journal of Medicine, y en España MIGUEL JARA con su “Traficantes de salud: cómo venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad”.

Esto no es óbice para valorar el esfuerzo de la industria farmacéutica por obtener medicamentos que nos hagan la vida más agradable y se mejore la terapéutica constantemente. Siempre he dicho que gran parte de nuestro estado de bienestar se asienta sobre las novedades terapéuticas desde los años 70 hasta nuestros días. En la página de Farmaindustria se pueden apreciar los logros y las aspiraciones de la industria farmacéutica española. Pero, que esto sea cierto no hace que lo expuesto anteriormente no lo sea también.

Las claves de ambas posturas, industria y, llamemos para simplificar mucho, antisistema, las iremos repasando en nuestro blog conforme vaya surgiendo. En mi modesta opinión todos tienen razón pero no toda ni en todo.

De todos modos, sorprende que como ya he dicho en algunas ocasiones estos antisistema no hayan levantado su voz cuando se presenta a una pildorita (la del día después o PDD) como la panacea de todo tipo de conducta sexual de riesgo. Encima, la toma sólo la mujer y el hombre, se va de rositas. Cosas que sorprenden. No hay que tratar todos los colesteroles altos por sistema (totalmente de acuerdo) pero tampoco hay que hacer que una píldora se constituya en un método anticonceptivo “normal”. Se trata de un uso irracional del medicamento y nadie lo está denunciando como tal. De hecho, el crecimiento de ventas de la PDD ha sido espectacular mientras que el de los preservativos se ha estancado. Algo no está correcto.

Se puede encontrar algo más en otros post de mi blog.

Estándar
Farmacia

Más medicalización de la sociedad


Una vez terminado mi post sobre la medicalización de la sociedad y la venta de enfermedades y tratamientos en conexión con el acetato de ulipristal, recordé un artículo del diario la Razón.

En este artículo se exponía que la chapuza de decisión de las ministras de Sanidad y de Igualdad de hacer de la píldora post coital un medicamento sin necesidad de receta y toda la propaganda que se le había dado al asunto, ha determinado algo que ya preveíamos algunos: la juventud está abandonando el uso del preservativo y se está lanzando a usar el “pastillazo” como remedio. La pastilla, la toma sólo ella. Muy “igualitario”. Nadie ha alzado la voz. Ninguna asociación de feministas.

Como decía en el otro post, tampoco ninguno de estos “apóstoles” de la antiindustria, estos provos funcionarios (juez y parte, pues son remunerados por la disminución del consumo) que se dedican al “uso racional del medicamento” y que tiemblan con el mal uso de una simvastatina (hay que hacer deporte, cambiar la dieta, no se puede medicalizar la sociedad) o de otros medicamentos ha dicho nada contra el hecho de que una píldora de las características de la PDD se use como un anticonceptivo más. Pero es que, ni palabra. El famoso Antonio López, farmacéutico de atención primaria en la Comunidad Navarra, que se atrevió a decir en el Diario de Navarra que yo  no podía opinar sobre los temas con propiedad, porque al ser farmacéutico era parte interesada, este caballero, no ha dicho nada de nada. ¿La voz de su amo o es que sólo le importa el medicamento que cuesta al erario público?

Pues ya está bien, el mal uso de un medicamento se produce al margen del gasto que este produzca a la administración, que es un tema importante, pero no lo único.

Lo verdaderamente importante es que, por la acción de dos irresponsables absolutamente ignorantes, un montón de jóvenes están tomando un producto (me niego a llamarlo medicamento) que les va a hacer daño y nadie les está advirtiendo de nada. Un orgullo para la sanidad en España.

Estándar
Derecho a la vida, Farmacia

Disease mongering. Selling sickness y ulipristal acetato


Rápido post para comentar un hecho que llama la atención: ante los múltiples casos en los que se denuncia a los laboratorios de haber medicalizado la sociedad y que nos hayan hecho usar medicamentos para todo, no he leído nunca nada sobre el hecho de que, por efecto de este fenómeno, se haya estancado el uso de los preservativos y esté aumentando exponencialmente el uso de la PDD, PDS o píldora post-coital.

En lugar de formar a la juventud para que practique unas normas sexuales seguras, se instiga al uso indiscriminado de medicamentos (que, además, ingieren sólo ellas ¡Olé la igualdad!).

Ahora ha sido aprobado por la FDA (Agencia americana del medicamento) con gran boato el acetato de ulipristal, sin casi pruebas, sin casi experiencia, fruto de la presión de los laboratorios y en consonancia con la política de Obama, básicamente anti-vida.

Estamos locos: unos luchando para que no se deje a los laboratorios publicitar sus medicamentos para bajar el colesterol y otros para que se difunda lo más posible el uso de estas píldoras de “anticoncepción de emergencia”, que no es otra cosa que abortivos de gran rapidez; cadáver pequeño, problema pequeño. Menos escandaloso que esos fetos rajados y sanguinolentos. Puaj, ¡Qué asco! Pero la muerte es la misma.

Estándar